Técnicas de estudio, concentración, memoria, comprensión, y desarrollo de habilidades mentales

Enseñanza de Técnicas para el Estudio y Desarrollo de Habilidades Mentales

Página de inicio Artículos de educación mental Recomendaciones breves de educación mental Cursos de educación mental Sección de Mensa Argentina Libros recomendados Enlaces con sitios de interés

Agregar a favoritos 

Sección para comunicarte con nosotros Suscripción al newsletter gratuito Presentación y propuesta

Ser tu página de inicio

          Mapa del sitio

 

Tips de Educación Mental (TEM)

     

Zona de Humor, Juegos y Concursos

 

 

Ejercicios de entrenamiento mental

 

 

 

 

   

Agilizando asociaciones

 

Una buena memoria entrenada se caracteriza por su capacidad de realizar rápidas, contundentes y sistematizadas asociaciones video espaciales entre imágenes que representan a cada elemento a memorizar. La idea tradicional en mnemotecnia es que los elementos interactúen imaginariamente con bastante fantasía y exageración, de manera ilógica y llamativa, emocionalmente, sensualmente, estrambóticamente.

Una de las dificultades habituales es elegir rápidamente la escena a imaginar.

Así, si aplicamos un método de selección efectiva y rápida de escenas a imaginar lograremos agilizar el proceso y eliminaremos un montón de tensión intelectual innecesaria.

He aquí una manera:

Cuando tengamos que imaginar una escena entre dos elementos apliquemos la fórmula de las “matrioskas”. Las matrioskas son muñecas tradicionales rusas, huecas por dentro, y que en su interior tienen guardada una muñeca, y ésta a su vez contiene a otra, la que a su vez contiene otra, y así sucesivamente, en una cantidad que puede llegar hasta 20 muñecas.

Con la percepción se puede hacer algo semejante (como en el video "Potencias de 10"), y con la imaginación de escenas también. Es bien fácil.

Requiere habilidad para:

1.- Imaginar llamativa y detalladamente, cada elemento de una lista a memorizar.
2.- Imaginar ampliación coherente de cualquier detalle que se desee ampliar.

Procedimiento

Para asociar dos imágenes primero ampliamos uno de los detalles de la primer imagen y lo utilizamos como marco-fondo-escenario para imaginar colocada en él la segunda imagen.

Siempre es así: la ampliación imaginaria de un detalle de una imagen se amplía y se transforma en el fondo-marco-escenario en el que se visualiza la siguiente imagen.

Ejemplo:
Fusible-Silencio-Mañana-Presión-... (aquí pueden ir tantos elementos como se quiera).
En el filamento del fusible, ampliamos bastante en donde se une a uno de los polos, y cuando tiene proporciones suficientes imaginamos que de la pared del filamento cuelga el famoso cuadro de la enfermera haciendo la seña de silencio, con el dedo en la boca; ampliando el dedo hasta una proporción suficiente, imaginamos que sale el sol (por mañana) asomando por la yema del dedo; ampliando un detalle de la imagen del sol, entre los filamentos de su corona vemos flamear un típico aparato para medir la presión arterial...

Practica este recurso hasta dominarlo, pronto verás que adquiriste más agilidad para memorizar.
 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

Lectura rápida  Lectura comprensiva 

Menos suspenso, más comprensión

 

Entre quienes estudian hay distintas realidades respecto a la lectura en general. Obviamente, están quienes leen mucho, les gusta hacerlo, y no tienen mayores inconvenientes con los textos; pero, también están quienes leen bastante aunque no les guste tanto leer, y con algunos problemas habituales para interpretar o comprender.

Entre los casos en los que la lectura es un problema no hay que extrañarse de hallar a universitarios y profesionales. El esfuerzo y la tenacidad tienen que ver en los logros.

No obstante, se puede señalar que muchísimas veces los problemas con la lectura, antes de ser problemas de comprensión son problemas de atención e intención de atender a los detalles y las relaciones entre los mismos dentro del esquema lógico del texto.

Te proponemos una forma no convencional de aumentar la capacidad y la intención de atender a los detalles y sus relaciones, de ayudar a la habilidad para comprender textos relativamente difíciles.

Requisito indispensable: tienes que tener paciencia para leer al menos cuatro novelas de “misterio”, en las que todo el misterio se resuelve al final, del tipo detectivesco (como las aventuras de Sherlock Holmes).

 

Fórmula:

1. Lee el último capítulo primero. Lee y retiene cómo se resuelve el “misterio”.
2. Lee la novela de principio a fin.
3. Sigue esta rutina (1 y 2) con las 4 novelas.

Sabiendo primero cómo se resuelve el misterio en cada caso, al leer normalmente cada novela, tu atención se dirigirá con mayor prontitud a los detalles y a su relación con un esquema lógico. Una vez concluido este trabajo, tendrás configurada una red de neuronas más hábil para la lectura y tendrás un mayor control de tu atención a los detalles.

 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

   

Preguntar y hallar respuestas

 

Una de las mejores maneras de aprender es haciendo buenas preguntas. Sin embargo, es bastante común que no siempre sepamos qué preguntar y/o que estemos habituados a la recepción pasiva de la información.

Cuando se trata de preguntar, no sólo podemos preguntar a las personas que saben, también podemos preguntar a los libros. Lo cierto es que uno aprende hábilmente cuando sabe preguntar y cuando sabe cómo obtener las respuestas.

Te proponemos una manera muy sencilla de generar el hábito y la habilidad de preguntar tanto como de hallar respuestas:

Todos los días, durante una quincena, tienes que proponerte pensar 5 preguntas distintas relacionadas con alguno de los siguientes temas (un tema por cada día de la semana):

Lunes - Psicología
Martes - Filosofía
Miércoles - Biología
Jueves - Astronomía
Viernes - Física
Sábado - Religión
Domingo - Arte

La consigna es simple: trata de hacer preguntas que te permitan aprender algo nuevo en cada tema. No tienes que repetir ninguna pregunta y tienes que hallar las respuestas por ti mismo, buscando en libros o preguntando a quienes sepan de cada tema. Tienes que comprometerte a realizar este trabajo como mínimo por dos semanas. Aumentará tu habilidad para aprender mediante preguntas y también tu habilidad de hallar las respuestas que necesites.

 

 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

   

Señales de éxito

 

A veces, por distintas circunstancias, deseamos y necesitamos tener un plus de ánimo o energía. Habitualmente podemos hallarlo en familiares, amigos o profesionales. Pero, independientemente del apoyo que pudieran brindarnos nuestros aliados naturales, conviene acudir a quien nos influencie positivamente con su propio bienestar. Eso significará suficiente recarga. Y si pudiéramos reconocer a las personas exitosas por su grado de bienestar, entonces es bueno tener presentes y reconocer las señales que les caracterizan:

Ríen a menudo;
Son respetados por personas inteligentes;
Cuentan con el afecto de niños;
Los críticos honestos les aprueban sin dudarlo;
Soportan muy bien la desilusión y la deslealtad;
Aprecian y disfrutan de las cosas bellas;
Desean encontrar lo mejor de otros;
Son generosos;
Quieren, se apasionan, y aman;
Realizan sus tareas completamente enfocados, sea cual sea;
Se permiten jugar y se entusiasman;
Viven plenamente con cada respiración.

Si entre nuestros allegados tenemos gente así, no dudemos en acercarnos. Nos sentiremos bien.

 

 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

 

Tres claves para la habilidad máxima

 

Muchas veces admiramos a alguien por su habilidad extraordinaria en algún área de desempeño. Si deseamos alcanzar un rendimiento similar en nuestro caso, en el campo de nuestro interés, siempre tenemos posibilidades. Pero es muy importante tener presente y ser coherente con los siguientes principios:

  • Simulación mental de prácticas. La práctica mental puede ser tan importante como la práctica física. Imagínate realizando el acto perfectamente, y estarás acercándote a ello. El simulacro mental puede mejorar nuestra auto confianza, y la actitud hacia lo que queremos hacer siempre es muy importante.
     

  • Verdadera Inteligencia Emocional. La emoción juega una parte importante en el desempeño. No debemos confundir inteligencia emocional con ser auténticamente emocionales. Si queremos rendir al máximo debemos tratar de aumentar nuestra verdadera capacidad para manejar emociones. Principalmente las propias.
     

  • Señorío mental. Debemos ser capaces de controlar en nuestros pensamientos lo que nos decimos. Esto siempre ayuda a nuestra capacidad para obtener resultados. Cualquier mensaje negativo que estemos diciéndonos debemos detenerlo y sustituirle por mensajes de la corriente inversa. Debe llegar a ser una respuesta natural, sin tensiones adicionales.

Estas tres claves siempre están presentes en los individuos extraordinarios. Son las condiciones de la habilidad: del origen, del desarrollo y del logro del desempeño óptimo.

 

 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

 

Soltar la redacción

 

El trabajo mental implica eventualmente la necesidad de escribir. Y puede ocurrir que nos estanquemos por falta de soltura, lo que nos hace perder mucho tiempo. Muchas veces nos disponemos a redactar en base a alguna idea y el problema principal estriba en comenzar a fluir en la redacción más que en tener la idea.

Por suerte, podemos recurrir a ciertos trucos que nos permiten comenzar a experimentar y explorar soltura y fluidez en la redacción, de manera de estar preparados para poder redactar en todo momento. La idea es practicar estas actividades para adquirir suficiente experiencia de soltura; es decir, configurar nuestras redes neuronales mediante experiencias exitosas.


Aquí están las actividades que te sugerimos experimentar:

1. Adoptar la perspectiva de un objeto. Este objeto puede estar relacionado - o no - con un tema de tu interés. Prueba con objetos tales como una cama, un auto, o una ventana. Escribe acerca de cómo es ser ese objeto, lo que habitualmente está relacionado con ese objeto, acerca de otros objetos con los que tomas contacto, cómo es un día típico. Trata de dar tantos detalles como sea posible.


2. Enfocar un único sentido. Toma apuntes durante un día de todo lo que te estimule un único sentido particular, como la vista o la audición. Trata de experimentar y reflejar tan vivamente como te resulte posible lo experimentado por este sentido.


3. Cambio de ambiente. Encuentra algún sitio muy diferente al que estás habituado. Si vives y trabajas en una ciudad, lo hallarás en la naturaleza. Si ya vives en contacto con la naturaleza, haz un paseo por la ciudad. Escribe sobre los que experimentas con los sentidos y las emociones, describe las diferencias con lo que estás acostumbrado.


4. Escritura fonética. Enfócate en los sonidos de las palabras y en el ritmo. Haz que eso te resulte más interesante que el sentido. Trata de escribir unas páginas concentrándote únicamente en como suenan las sílabas. Puedes inventar las palabras, sólo importa el sonido.


5. Cambio de identidad. Adopta la identidad de otra persona, alguien completamente diferente. Puede ser un amigo, un familiar, un personaje de película, de un libro, de la historia, o una identidad completamente creada. Escribe acerca de su vida diaria, su historia, sus relaciones, su visión del mundo o su opinión acerca de un tema.


6. Cambio de dirección. No escribas siguiendo siempre las direcciones habituales - de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo – mezcla direcciones de escritura. Comienza en cualquier parte de la hoja y escribe en cualquier dirección de las posibles. Cambia al azar o sistemáticamente a medida que vas escribiendo.


Notarás que estas actividades te permiten soltar tu redacción aún en temas totalmente triviales; experimenta esto por unos cuantos días.
 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

Sobre la memoria

 

Algo que no se dice con frecuencia es que la capacidad de recordar no depende de la memoria sino de la comprensión, la imaginación y la atención. Pensar bien, imaginar bien, y atender bien, derivan naturalmente en mejor capacidad de retener y recordar.

Siempre es necesario desarrollar o reforzar estas capacidades ya que no están naturalmente en buena forma. Ninguna de las tres capacidades.

Si no comprendemos bien, no podemos imaginar bien ni atender bien.
Si no imaginamos bien, no comprendemos bien ni atendemos bien.
Si no atendemos bien no comprendemos bien ni imaginamos bien.

En esta ocasión queremos sugerirte apoyar tus esfuerzos de memorización en los siguientes principios:

1.- Las imágenes son los signos con los que se articula la memorización, como las letras lo son del lenguaje. Se deben tratar así, independientemente del significado racional que posean en sí mismas fuera del tema de memorización.
2.- Lo que genera memoria no son las imágenes sino la relación o conexión entre las mismas. En la memorización, una imagen no tiene otra función que la de ayudar a establecer conexiones, como en el lenguaje ocurre con las letras.
3.- Para generar memoria necesitas asegurarte de saber generar conexiones visuales, no lingüísticas.
4.- No existe ninguna necesidad de hacer relaciones lógicas entre las imágenes ya que las relaciones efectivas entre imágenes no son ni lingüísticas ni lógicas, son topológicas y video-espaciales.
5.- Siempre trata que las imágenes sean de tal tamaño que ocupen eficientemente el campo visual imaginativo. No tiene sentido que sean chicas, tampoco que sean demasiado grandes.
6.- Siempre trata que lo que sea que desees recordar puedas representarlo con una imagen en tu mente. Si algo no puedes representarlo en tu mente es casi seguro que no lo tienes cabalmente comprendido. Si puedes representarlo, entonces conéctalo con otra imagen ya conocida.
7.- La mejor prueba de control de la imaginación es que puedas aumentar o disminuir a voluntad el tamaño de las imágenes, que puedas verlas en 3D, que puedas rotarlas a voluntad, que puedas diferenciar sus partes, y que puedas verlas con colores. Si tienes esa capacidad asegurada tienes la capacidad de hacer maravillas con tu memoria.
8.- No intentes memorizar lo que no puedas imaginar. Primero asegúrate de eso.

 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

Aclarando turbulencias

 

A veces entramos en una turbulencia en las relaciones con alguna persona sin conocer realmente cuál es el motivo. Cuando es así, si existió una buena relación previa, o una relación no turbulenta, nos encontramos con una tensión que es bastante difícil de manejar. El otro puede estar ofendido por algo de nuestro accionar o decir, o simplemente llegó a no gustarle algo que ahora no tolera bien. El hecho es que no hay una declaración frontal de conflicto y se perciben hostilidades encubiertas que se manifiestan como:

  • Observaciones ofensivas disimuladas con humor

  • Insolencias indirectas

  • Sugerencias veladas de incompetencia

  • Compromisos no cumplidos

  • Preguntas insolentes amparadas en una falsa ingenuidad

Ciertamente si una persona actúa así está generando las condiciones de un conflicto real. La enemistad está en plena construcción. Sus consideraciones sobre uno están llenas de turbulencia. Es fuertemente negativo continuar así, sea en la vecindad o en la convivencia laboral. Para el ofensor como para el aludido. Además, dada la naturaleza humana, las “gentilezas” tienden a devolverse, empeorando la situación exponencialmente.


Veamos algunas vías de acción posibles:

  • Buscar un tercero que sea quien haya puesto la semilla de la discordia y desenmascararle. Se corre el riesgo de que no exista.

  • Encontrar un modo de minar al otro silenciosamente y exponer su mal comportamiento a otros, para quitarle influencia. Se corre el riesgo de incrementar las hostilidades.

  • No hacer caso de las hostilidades indirectas; tomándolas como el problema del otro en vez de tomarlas personalmente, y con la esperanza de que la turbulencia se diluya si no le prestamos atención. Se corre el riesgo de eternizar la situación.

  • Hacer arreglos para una reunión privada con el otro para averiguar cuál es el problema y lo que podemos hacer para ayudar a resolverlo, sea lo que sea que le molestara al otro. Se corre el riesgo de ponerle a la defensiva y hasta de llevarle a elevar la temperatura.

  • Comentar nuestras experiencias con quienes se pueda para alertarles del problema, ganar su apoyo, e impedir al otro seguir llevando sus acciones a más. Se corre el riesgo de perder credibilidad por no enfrentar y resolver la situación directamente.

  • Encontrar un tercero en buenos términos reales con ambas partes, para averiguar cuál es el problema. Sin riesgos.

La resolución de tales conflictos siempre es complicada, porque tratamos con comportamientos encubiertos e indirectos. Lo seguro es que si no tomamos medidas esto puede interferir cada vez más con el resto de las relaciones buenas.


En otras circunstancias una conversación directa es el mejor acercamiento. Preguntamos a la otra persona si hicimos algo para ofenderla y así tener una discusión productiva para aclarar la situación. Otras veces, ante la clara evidencia de la intervención de un tercero malintencionado sembrando discordia, lo mejor es desenmascararle. Pero, si no existe instigador, y especialmente si la otra persona es furtiva, es mejor hacer participar de la posible solución a alguien que conozca bien a ambos. Asegúrate de saber bien cuál es la situación.

 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

 

Convocar a las oportunidades

 

Uno de los caminos de la buena suerte es la pura casualidad, sin planificar y sin aplicar intención. De acuerdo, no podemos planificar ganar en el casino. Pero, "por fortuna", aunque no podamos convocar a la suerte deseando o esperando, podemos hacer mucho para generar las condiciones favorables, dándole la mejor chance para presentarse.

Trata de asimilar este ultrasencillo principio en tu vida, verás que las cosas mejoran:

"TIENES QUE SABER DEFINIR MUY CLARAMENTE, MUY PRECISAMENTE, LO QUE QUIERES."

Simplísimo.

El principio inverso sería:

"SI NO SABEMOS CLARAMENTE LO QUE QUEREMOS PERDEMOS FÁCILMENTE LAS OPORTUNIDADES, AÚN SI LAS TENEMOS FRENTE A NUESTRAS NARICES".

Prueba este experimento: decide qué palabra de uso corriente quieres encontrar en un texto que muy probablemente la tenga. Comienza a buscarla pasando la vista rápidamente por las páginas. ¿Qué es lo que notarás? Que la palabra que decidiste buscar "te salta a la vista" incluso antes de que seas realmente consciente de su ubicación. Ocurre con cualquier dato que decidas buscar en un texto que sabes que lo tiene. Prueba con una guía de teléfonos, ocurrirá exactamente lo mismo.

Así es que, mejor que la actitud de inconformismo total es tener muy pero muy claro qué es lo que más se quiere. La vida, al igual que el texto del experimento, contiene todas las posibilidades de manifestación de lo que defines como lo que realmente quieres. Lo tienes que definir muy claramente, tienes que ser cuidadoso y preciso.

Lo que ocurre después es similar a lo que ocurre en el experimento, las oportunidades te “saltarán a la vista” aún antes de ser completamente consciente de cómo se presentan en tu camino.
 

 

Recibe gratis estos tips quincenalmente en tu e-mail suscribiéndote aquí

 

 

Índice

 

 

 

Tips anteriores     Tips siguientes

 

Tu opinión nos interesa

 

 

 

Sección para la capacitación de emprendedores

 

Antivirus on-line, buscador, estado del tiempo

 

Curiosidades de la mente

 

 

Métodos de estudio, concentración y comprensión de textos

 

Boletín gratuito con novedades, artículos y promociones

Suscríbete gratuitamente

 

 

Home    Artículos    Mensa    Librería    Cursos    Tips    Links    Contacto    Suscripción    Presentación

 

Última modificación de la página: 13/11/2007

Copyright: © 2002, 2003, 2004 por Ment@t

Todos los derechos reservados acerca de, concepto, diseño, imágenes y contenido