Abatimiento  

 

El abatimiento es un sentimiento o sensación de desaliento, melancolía, tristeza profunda o depresión. La misma palabra «desaliento» (sin aliento, es decir, sin vitalidad) es muy significativa. La persona abatida siente que le falta la energía, la fuerza vital, el ánimo, la prestancia y el tono vital. El abatimiento admite, como otras muchas emociones o sensaciones, grados muy diversos, que pueden ir desde la tristeza a la melancolía intensa y sostenida. La anergia (falta de energía) contrarresta el ánimo de la persona, que puede llegar a sentirse tan desmotivada y desanimada que no puede tomar ninguna dirección clara y concreta o activar potencias internas o recursos psíquicos que contrarresten ese estado de depresión o melancolía. El abatimiento puede desencadenar un tumultuoso e inquietante parloteo mental, retracción psíquica, dudas neuróticas y paralizantes y buen número de temores infundados. Los pensamientos se tornan muy neuróticos y ponen el énfasis en lo aflictivo o negativo.

El desaliento puede ser tal que la mente pierde su capacidad de concentración, el entendimiento se aturde y el pensamiento se fragmenta. La persona no encuentra ningún tipo de interés u objetivo que fomente su energía y se siente apesadumbrada. Todos pasamos por estados más o menos fugaces o leves de tristeza, pesadumbre o desaliento, y en esos momentos nos sentimos alicaídos, desorientados e inermes, con el nivel de conciencia más bajo, la mente desconcentrada y el ánimo muy disminuido. No es raro que la mente pase por estados de ansiedad y abatimiento. En tanto no va equilibrándose y armonizándose, tiene esa tendencia a oscilar o fluctuar en exceso, perdiendo su eje de equilibrio y cordura.

El abatimiento es muchas veces una reacción de desaliento cuando las cosas no son como querríamos que fueran o cuando nos contrarían o tenemos adversidades o nos sentimos dañados o amenazados o surgen vicisitudes o situaciones que psíquicamente nos desarman. También el abatimiento es muchas veces el resultado de nuestro núcleo psíquico de caos y confusión o de nuestra propia debilidad o fragmentación psicológica o de nuestras expectativas frustradas o defraudadas o de nuestras carencias internas. Pero hay personas que reaccionan en seguida a su abatimiento y lo superan y personas mucho más lábiles al mismo y que tardan en reaccionar o se quedan prendidas indefinidamente en el mismo. También depende, pues, del grado de integración psíquica y madurez emocional de la persona y, por supuesto, de su capacidad de equilibrio y ecuanimidad. La ecuanimidad es un magnífico aliado para prevenirse contra el abatimiento o aprender a superarlo con mayor diligencia y efectividad, puesto que la persona ecuánime tiene esa visión esclarecida y esa comprensión clara que le permite no dejarse arrebatar tanto por la euforia o la depresión, por la exaltación o el abatimiento. Muchas veces la actitud con respecto a nuestros estados de abatimiento es esencial para no dejarnos implicar en exceso por ellos. En este sentido, hay una historia muy ilustrativa:

Un periodista acudió a entrevistar a un maestro realizado y le preguntó:
—Antes de realizarse, ¿se deprimía usted?
—Sí, a veces, como todo el mundo.
—Y después de haberse realizado, ¿se deprime?
—Sí, a veces, como todo el mundo..., pero ya no me importa.

El cuidado de la mente es siempre esencial para evitar, en lo posible, que ésta siga cultivando errores mentales que perturban la visión y la conducta. Todo lo que la persona haga por armonizar y cultivar su mente le será de gran ayuda para mantenerla sana, afinada y resistente. Hay una parábola de Buda muy célebre a este respecto, que es la que compara la mente con una casa: si está bien techada (es decir, equilibrada), no entrarán las lluvias, el granizo y la nieve (es decir, estará protegida contra las influencias nocivas del exterior o de la propia esfera psíquica).

Tenemos que darle a la mente motivaciones, intereses genuinos, prácticas saludables, actividades creativas y estados mentales constructivos, protegiéndola de pensamientos siniestros o de enfoques que acentúan la visión del lado negativo y que herrumbran el ánimo y obnubilan la conciencia. Hay otra parábola que merece una detenida reflexión y que es la de la ciudad real fronteriza. El Anguttrara Nikaya la refiere de la siguiente manera:

En una ciudad real fronteriza hay un guardián inteligente, experto y prudente, que mantiene fuera a los desconocidos y sólo admite a los conocidos, para proteger a los habitantes de la ciudad y rechazar a los extraños. Semejante a ese guardián es un noble discípulo que esté atento y dotado de un alto grado de atención y prudencia. Recordará y tendrá en la memoria aquello que haya sido hecho y dicho hace mucho tiempo. Un noble discípulo que tenga la atención como guardián de su puerta rechazará lo que no sea saludable y cultivará lo que es impecable y preservará su pureza.

Mediante la ecuanimidad y el ánimo más estable, todo ello apoyado con una visión más esclarecida, la persona va aprendiendo a no dejarse afligir desmesuradamente y a no venirse tan fácilmente abajo o hundirse incluso en la desesperación cuando los acontecimientos se tornan desfavorables. Una persona clara y ecuánime sabe recuperarse y hacer gala de sus potenciales internos para no entrar en estados de depresión o melancolía o para salir lo antes posible de los mismos. La comprensión de la dinámica de todo lo fenoménico, sometido a toda suerte de cambios y a la ley de la inestabilidad, también ayuda a entonar el ánimo y tener una mayor resistencia psíquica, previniendo la depresión, porque la persona comprende que hay situaciones favorables y otras desfavorables y que hay que sobreponerse a las circunstancias adversas con ánimo más firme o incluso trasformar las adversidades para desarrollarse interiormente, consiguiendo así que las crisis tengan una influencia integradora y no destructiva.

Si la persona logra situarse más equilibradamente en el centro del placer y del dolor, la ganancia y la pérdida, el halago y el insulto, tratando de recobrar el equilibrio cuando tienda a perderse, estará más preparada para no dejarse desbaratar demasiado psicológicamente ante la inestabilidad de los fenómenos y sabrá cómo «recomponerse» ante las vicisitudes, evitando reaccionar desmesuradamente y de un modo neurótico, y aprendiendo a juzgar las cosas en su justa medida.

Alguien menos condicionado por el apego y la aversión estará más capacitado para no sentirse tan frustrado cuando no pueda lograr lo que desea o cuando tenga que soportar lo que no desea. Esa mente más sosegada y armónica previene contra estados de abatimiento y depresión, pero para conseguirla, distintos temas de meditación serán de gran ayuda y cooperarán en armonizar la vida psíquica de la persona y a hacerla más resistente tanto a influencias deteriorantes del mundo exterior como de la propia esfera psíquica.

En una ocasión, Buda le aconsejó amorosamente a su hijo Rahula mediante unas exhortaciones que a todos nos pueden servir como aleccionadoras: «Desarrolla la meditación sobre la benevolencia, Rahula, pues con ella se ahuyenta la mala voluntad. Desarrolla la meditación sobre la compasión, Rahula, pues con ella se ahuyenta la crueldad. Desarrolla la meditación sobre la alegría compartida, Rahula, pues con ella se ahuyenta la aversión. Desarrolla la meditación sobre la ecuanimidad, Rahula, pues con ella se ahuyenta el odio. Desarrolla la meditación sobre la impureza, Rahula, pues con ella se ahuyenta la concupiscencia. Desarrolla la meditación sobre la transitoriedad, Rahula, pues con ella se ahuyenta el orgullo del ego. Desarrolla la meditación sobre la inspiración y la exhalación, Rahula, pues la atención a la respiración, desenvuelta y practicada con frecuencia, rinde mucho fruto y es muy conveniente.»

A veces el abatimiento se manifiesta de modos muy sutiles y que no parecen tales, pero que si los vigilamos nos damos cuenta de que el trasfondo de esos «rostros» es la melancolía; modos sutiles como la desidia renuente, la indolencia crónica, el tedio vital, la falta de confianza en uno mismo, la desgana insuperable o la apatía mórbida. Hay que tratar de prevenirse contra el abatimiento mediante la acción diligente y diestra, pero sin obsesionarse por los resultados ni sentirse frustrado si no se producen como anhelábamos; disciplinarse en el esfuerzo consciente, ya que la aplicación de energía reporta más energía, en tanto que la desidia nos hace más desidiosos; motivarse con la relación de los seres queridos, pensar un poco más en ellos y no dejarse obsesionar por uno mismo, intentando percatarse de que también las otras personas tienen necesidades y no pocos problemas, y que no somos los únicos que tenemos dificultades que resolver. Es preciso buscar intereses vitales y motivaciones genuinas, además de la de progresar y encontrar dicha interna y sosiego.

El desaliento forma parte de la psicología del ser humano y tampoco hay que desalentarse, ni mucho menos resentirse, porque se produzcan fases más o menos pronunciadas y largas de desaliento.

También ese estado hay que enfocarlo con ecuanimidad o equilibrio de mente, comprendiendo que al estar sometidos a influencias internas y externas de muchos tipos, siempre pueden surgir momentos de desconsuelo, pero que hay que saber reaccionar con la prontitud posible para no entrar en estados de excesivo debilitamiento psíquico o emocional o incluso en estado de pusilanimidad, que nos van mermando las mejores energías.

Porque la energía es muy necesaria, los antiguos yoguis la valoraban extraordinariamente y trataban de acopiarla, encauzarla y nunca, en lo posible, diseminarla inútilmente. Nuestros inútiles charloteos mentales, las obsesiones, preocupaciones y fricciones, los conflictos, todo ello nos roba mucha energía y tiende a debilitarnos. Con habilidad, hay que ir aprendiendo a no malgastar la energía, sino, por el contrario, a servirse de ella con inteligencia.

Tanto el desasosiego como el abatimiento, que a veces se suceden fugazmente o incluso pueden ser simultáneos, disminuyen el nivel de la conciencia, embotan la mente y entorpecen el entendimiento.

Son errores básicos de la mente porque confunden, pueden llegar a desquiciar al individuo y a procurarle mucha desdicha. Como la meditación es un banco de pruebas, durante su práctica no es raro que aparezca lo que llevamos dentro: desasosiego, ansiedad, abulia, tristeza, anergia, tedio o incertidumbre. Pero cuando esos estados se presentan, no hay que reprimirlos, sino enfrentarse a ellos con ecuanimidad y firmeza de mente, para irlos poco a poco desactivado e ir liberándonos de condicionamientos internos que los producen. La práctica de la meditación es una ocasión preciosa y única para no dejarse arrebatar ni por lo grato ni por lo ingrato, para no perseguir ni rechazar nada, sino para mantenerse en el ángulo de quietud que no se deja afectar por los nubarrones de los estados mentales aflictivos. Si logramos no reaccionar tan desmesuradamente ante ellos, en lugar de intensificarlos los iremos aligerando hasta su práctica desaparición o bien aprenderemos a no dejarnos fustigar por ellos, considerándolos fenómenos mudables que no tienen por qué someternos. Toda persona puede ir superando estados de aflicción, sean de ansiedad o abatimiento u otros, y poder lograr vivir con sosiego entre los desasosegados y con vitalidad entre los abatidos. Tendremos que empezar por cambiar muchas actitudes y enfoques y sus subsiguientes reacciones neuróticas.

Cortar las ataduras que residen en la propia mente es una labor que toda persona, para humanizarse, debería emprender casi desde que comienza a tener uso de razón, pero en lugar de enseñársenos a ello, se nos induce a ir adquiriendo otras ataduras, persiguiendo futilidades y viviendo guiados por deseos artificiales que ni siquiera son nuestros propios deseos y que cuando la persona no logra satisfacer, se siente frustrada y deprimida. Hay que aprender a descubrir los trucos del «prestidigitador» y no dejarse aturdir ni embaucar por ellos.

Ramiro Calle, Las zonas oscuras de tu mente

 

 

Libro recomendado

 

 

Busca más información en nuestro sitio con la potencia de Google

 

Google

 


 

 Más artículos de Educación Mental         Recomiéndanos

 

        

 

 

 

 

Home    Artículos    Mensa    Librería    Cursos    Tips    Links    Contacto    Suscripción    Presentación

 

Última modificación de la página:08/04/2013

Copyright: © 2002, 2003, 2004 por Ment@t

Todos los derechos reservados acerca de, concepto, diseño, imágenes y contenido
  mentat@mentat.com.ar

Optimizado para Internet Explorer y área de pantalla de 800 x 600 píxeles